Instala tu Sanitario en 5 pasos

1. En caso de reposición: Retira el Sanitario actual

Cierra la llave de control que alimenta el tanque de tu Sanitario, descárgalo hasta que quede vacío y desenrosca el conector que va de la llave al tanque.

Retira las tuercas que fijan el Sanitario al suelo y retira cualquier residuo de material que pueda interferir con la reinstalación.

2. Instala tu nuevo Sanitario y alinea su descarga con el tubo de drenaje

Para una correcta alineación te recomendamos medir la distancia que hay entre la pared y el centro de la tubería del drenaje. Esto te ayudará a saber si existe un desfasamiento que necesite corregirse.

La distancia entre la pared y el centro de la tubería del drenaje, según las normas oficiales debe ser de 30 cm (12 pulgadas); si al medir descubres que no cumple con esta medida habrá corregir el desfasamiento.

Para asegurar un sello correcto entre el Sanitario y la tubería del drenaje, puedes elegir entre estos materiales: cuello de cera, Cuello Flexible Coflex y Brida Flexible Coflex, ésta última opción te ayudará a corregir los desfasamientos. (Lee la entrada ¿Necesitas instalar un Sanitario y no sabes por dónde empezar? para saber más sobre estos materiales).

Al terminar, te recomendamos fijar tu instalación aplicando el sellador de tu preferencia.

3. Instala el tanque de Sanitario y sus herrajes

Es importante saber si tu Sanitario es de una o dos piezas, puesto que su instalación varía, al igual que el tipo de herrajes que utilizarás.

Los herrajes necesarios son:

  • Válvula de Admisión, que proveerá de agua al tanque de Sanitario.
  • Válvula de Descarga, ya sea tradicional o dual, es la responsable de desalojar el agua (lee la entrada Cómo elegir la Válvula de Descarga para tu Sanitario, para conocer los beneficios de cada modelo).
  • Manivela o Botón de Descarga. Si eliges válvulas de descarga duales, es probable que ya incluyan el botón de descarga. 

Para sanitarios de dos piezas, además, tendrás que considerar:

  • Tornillos tanque-taza, que te permitirán fijar ambas piezas.
  • Empaque tanque-taza, que evitará filtraciones de agua entre ambas piezas.

4. Haz que fluya el agua

Una vez armado el Sanitario e instalados los herrajes, tendrás que conectar el suministro de agua, por lo que necesitarás una Llave de Control de agua y un Conector Flexible para Sanitario.

Una vez instalada la llave de control a la tubería de agua en la pared, instala tu Conector Flexible Coflex hacia la válvula de admisión.

Te recomendamos leer la entrada Cómo elegir un Conector Flexible para Agua.

5. Comprueba que no existan fugas

Una vez que quede instalado el Sanitario, necesitarás hacer pruebas para comprobar que no existan fugas.

Este procedimiento podría ayudarte:

  1. Abre la llave de control de agua.
  2. Cerciórate de que no filtre agua en la conexión de llave de control a conector flexible o en la de conector flexible a Sanitario.
  3. Revisa que el tanque se llene hasta la medida que indica el fabricante.
  4. Asegúrate de que no filtre agua por los tornillos de tanque/taza.
  5. Descarga el Sanitario para revisar que no exista fuga entre tanque/taza ni debajo del sanitario.

Te recomendamos hacer este procedimiento dos veces para asegurar que realmente no exista fuga.

En caso de que tu instalación presente algún tipo de filtración, revisa que las uniones estén correctamente ajustadas. Toma en cuenta no apretar de más porque podrías producirle un daño a la cerámica de tu Sanitario.

¡No lo olvides! Elegir productos Coflex te evitará trabajo en el futuro. #NoBatalleUseCoflex

Comparte con tus amigos